Obligaciones patronales básicas

Acorde a la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social, los patrones tienen, entre otras, las siguientes obligaciones:

  • Afiliar a sus empleados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con su salario real, así como realizar las aportaciones obligatorias al INFONAVIT.

  • Contar con la documentación correspondiente que formalice la relación de trabajo (contrato individual de trabajo, listas de asistencia, recibos de pago de salario, vacaciones, aguinaldo, utilidades, fondo de ahorro, entre otros.)

  • Celebrar un contrato colectivo de trabajo con el sindicato que represente los intereses de la mayoría de los trabajadores.

Es sumamente recomendable cumplir dichas disposiciones legales, ya que son obligatorias y al seguirlas cabalmente, dichas ordenanzas protegen a la empresa y sus intereses.

Al afiliar a los trabajadores al (IMSS) y cubrir las cuotas obrero-patronales de manera correcta, la empresa queda subrogada por dicho instituto de cualquier tipo de pago o servicio médico, en caso de que exista algún accidente, incapacidad o enfermedad del trabajador; empero, en caso de no hacer el pago de cuotas de manera correcta, la empresa tendría que responder con dicho servicio médico, pago de incapacidades o diferencias salariales en las mismas, en caso de que se haya afiliado al IMSS con un salario inferior al que realmente percibía, y además tendría que pagar capitales constitutivos y multas a dicho Instituto, por incumplir con la Ley del Seguro Social.

En lo que respecta a la segunda obligación descrita, al no tener debidamente documentada la relación de trabajo, con los contratos y recibos que corresponde, en caso de existir un litigio no tendríamos forma de poder acreditar las condiciones de trabajo y pago de salarios, así como demás prestaciones que reclame el trabajador, ya que partiendo de la obligación legal que el código laboral impone al patrón, relativa a tener, conservar, y en su caso exhibir en juicio los documentos antes descritos, es obligación del empleador acreditar, el puesto del trabajador, su salario, su horario de trabajo y el pago de todas sus prestaciones legales y en caso de no poder comprobar lo anterior, la sanción que corresponde es, tener por cierto lo mencionado por dicho trabajador y condenar a la empresa al pago de dichas prestaciones; de ahí la importancia de contar con todos los documentos legales con los cuales se formaliza una relación laboral.

Finalmente, en lo tocante al tema colectivo, cabe destacar su gran importancia, ya que, de los que hemos visto, es el que podría impedir la operación del negocio mediante una huelga, lo cual equivaldría a una sentencia de muerte para cualquier PYME; en virtud de lo anterior, el primer paso para evitar conflictos de naturaleza colectiva es celebrar un contrato colectivo con un sindicato de los denominados coloquialmente “blanco” o “de protección”, los cuales tienen como finalidad apoyar a la empresa a cumplir con la legislación laboral y con la obligación tener celebrado un contrato colectivo de trabajo; de esta forma, evitamos que cualquier otro sindicato oportunista y agresivo, pretenda emplazarnos a huelga para obligarnos a firmar un contrato colectivo con él.

Aunado a lo anterior, debemos siempre procurar que los trabajadores tengan, en la medida de lo posible una buena relación con el sindicato que elijamos, para que estos sientan que efectivamente esta institución sindical los representa frente al patrón y procura buscar beneficios para ellos; así se evitará el descontento de la gente, y que busquen un diverso sindicato que se quede con la titularidad del contrato colectivo y posteriormente emplace a huelga a su empresa.