La muerte por riesgo de trabajo

Los riesgos de trabajo son, como define el artículo 473 de la Ley Federal del Trabajo, los accidentes y enfermedades a que están expuestos los trabajadores en ejercicio o con motivo del trabajo.

La ocurrencia de un riesgo de trabajo puede provocar la incapacidad temporal o permanente del trabajador y, en algunos casos, su muerte. En este último caso, quienes tendrán derecho a recibir tanto la indemnización como las prestaciones correspondientes, son los beneficiarios del empleado fallecido.

Si el patrón no tuvo dado de alta ante el Instituto Mexicano del Seguro Social al finado trabajador, deberá pagarle a sus beneficiarios:

a) Dos meses de salario por concepto de gastos funerarios (artículo 500 de la Ley Federal del Trabajo).

b) La cantidad equivalente al importe de setecientos treinta días (es decir, dos años) de salario. En caso de que, previo a su fallecimiento, el trabajador estuviera sometido al régimen de incapacidad temporal, la indemnización percibida en dicho periodo no puede ser deducida de los mencionados setecientos treinta días de salario. Lo anterior, según ordena el artículo 530 de la Ley Federal del Trabajo.

c) Prima de antigüedad, la cual consiste en el pago de doce días de salario por año laborado. En caso de que el salario del trabajador fallecido excediera del doble del salario mínimo del área geográfica donde se preste el trabajo, se considerará esa cantidad (es decir, el doble del salario mínimo) como salario máximo, única y exclusivamente para el cálculo de esta prestación.

Si el patrón sí tuvo al trabajador fallecido dado de alta en el IMSS, este último se hará cargo de las indemnizaciones señaladas en los incisos a) y b), por lo que el empleador sólo deberá pagarle a sus beneficiarios la prima de antigüedad.

Es importante destacar que cada trabajador fallecido provoca que el IMSS incremente la prima del seguro de riesgos de trabajo para el patrón, por lo que es indispensable el establecimiento de acciones preventivas, que eviten en la medida de lo posible la incidencia de riesgos laborales en las empresas.