La Ley de Fomento al Primer Empleo

El pasado 26 de octubre de 2010, el Congreso de la Unión aprobó la Ley de Fomento al Primer Empleo, la cual tiene como objetivo principal incentivar la creación de nuevos empleos de carácter permanente a través de estímulos fiscales para el patrón que cumpla con ciertos requisitos establecidos en la propia ley.

Del contenido de esta nueva ley, destacan los siguientes aspectos:

  1. Por primera vez, se brinda una definición legal del salario base, el cual se establece como “el pago hecho en efectivo por cuota diaria sin considerar gratificaciones, percepciones, habitación, primas, comisiones, prestaciones en especie y cualquier otra cantidad o prestación que se entregue al trabajador por su trabajo”.

  2. La legislación considera que el trabajador de primer empleo, es la persona que no tenga registro previo ante el régimen obligatorio del Instituto Mexicano del Seguro Social, y entiende por puesto de nueva creación, todo aquél que incremente el número de trabajadores asegurados en el régimen obligatorio, a partir de que entre en vigor la Ley.

  3. Los puestos de nueva creación que se generen deberán permanecer activos por un periodo de por lo menos 36 meses, contados a partir de que sean creados, y en dicho periodo, deberán ser ocupados por trabajadores de primer empleo.

Los beneficios fiscales consisten en una deducción adicional en el Impuesto Sobre la Renta y en el Impuesto Empresarial a Tasa Única.
Para tener derecho a la deducción adicional antes mencionada, el patrón deberá cumplir los siguientes requisitos:

  • Crear puestos nuevos y contratar trabajadores de primer empleo para ocuparlos.

  • Inscribir a los trabajadores de primer empleo ante el Instituto Mexicano del Seguro Social.

  • Informar al Instituto Mexicano del Seguro Social el pago de cuotas obrero-patronales de todos los empleados.

  • No tener adeudos por créditos fiscales.

Esta nueva Ley aun no ha sido promulgada; es decir, no ha sido publicada en el Diario Oficial, por lo cual aun no entra en vigor. La Ley tendrá una vigencia de 3 años a partir de que sea publicada.